«El-libro-que-yo-no-escribo», ¿quién lo escribe? La capacidad apelativa de los principios y finales en la obra de Cixous

Cathérine Mavrikakis

Resumen

Abordaré, en tres textos de Hélène Cixous, Les Rêveries de la femme sauvage, Tours promises et Le jour où je n’étais pas là, por un lado, la cuestión de la gemelidad (de la madre, del hermano, de la hermana, de la hija, de los comienzos de las Torres Gemelas) y, por otro lado, la cuestión de la obsesión, del reemplazo de uno mismo, del desdoblamiento y la relación que éstas mantienen con la escritura del libro, siempre él mismo reemplazo de otro que aún no se ha escrito. En estas condiciones, ¿dónde comienza, dónde acaba el libro? ¿Cuándo se inicia la escritura? ¿Acaso no está hecha de un porvenir que ella misma nunca deja de anunciar a la vez que lo difiere? ¿No conlleva la escritura una promesa desde el final del libro; promesa imposible de cumplir y que no puede comprenderse después? Permanece como una profecía incomprensible, indescifrable, en un solo libro. ¿No podría ubicarse la obra de Cixous en un trabajo «prehistórico» o «post-catastrófico» que le permite siempre pensar el final del texto y de la vida como el trabajo mismo de los comienzos? Este artículo abordará pues el pensamiento del libro como eco de un cierto judaísmo.

Palabras clave

Libro; Judaísmo; Orígenes; Creación literaria; Profecía



DOI: https://doi.org/10.14198/fem.2006.7.09





Copyright (c) 2006 Feminismo/s

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.